Carta Magna, su emblema.

Palabras de José Antonio Primo de Rivera, jefe de Falange Española de las J.O.N.S

"La noticia de que José Antonio Primo de Rivera, jefe de Falange Española de las J.O.N.S., se disponía a acudir a cierto congreso internacional fascista que está celebrándose en Montreaux es totalmente falsa. El jefe de Falange fue requerido para asistir; pero rehusó terminantemente la invitación, por entender que el genuino carácter nacional del Movimiento que acaudilla repugna incluso la apariencia de una dirección internacional. Por otra parte Falange Española de las J.O.N.S. no es un movimiento fascista; tiene con el fascismo algunas coincidencias en puntos esenciales de valor universal; pero va perfilándose cada día con caracteres peculiares y está segura de encontrar precisamente por ese camino sus posibilidades más fecundas".

sábado, 14 de noviembre de 2009

Sobre el Cpt. Juan Rodríguez Lozano

El 12 de octubre de 1934 las unidades militares enviadas por el Gobierno de la República se aprestaban a sofocar la huelga revolucionaria desatada en Asturias por el PSOE y la UGT. Una de las columnas militares, compuesta por moros, legionarios y otras fuerzas del Ejército, tenía entre sus mandos a un capitán de trayectoria africanista, de guarnición en León, que respondía al nombre de Juan Rodríguez Lozano. Era el abuelo paterno del actual secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.


La hoja de servicios del capitán Lozano que se guarda en el Archivo Militar de Segovia habla de esta historia desconocida, muy distinta a la que el presidente Zapatero ha referido siempre. Zapatero nunca ha contado que su abuelo participó en la represión contra los mineros asturianos, dirigida por el general Francisco Franco, incluso escapó con vida de un fuerte tiroteo contra los insurrectos izquierdistas. Este hecho, sin duda alguna, pudo haber marcado de forma muy diferente el devenir político de su nieto, que siempre ha sentido el fusilamiento de su abuelo por los franquistas como el origen de su posición política.

Nacido el 28 de julio de 1893 en la localidad pacense de Alange, Juan era hijo de un teniente de infantería, Sebastián Rodríguez. En 1913 entró en la Academia de Infantería de Toledo, y seis años después marchó al norte de África, donde combatió contra los rifeños, teniendo entre sus mandos nada menos que al general Sanjurjo, que luego jugaría un papel muy importante en la sublevación del 36. Lozano consigue en África la Cruz del Mérito Militar por su actuación contra los moros. En 1923 es nombrado capitán y regresa a la Península, primero a Lérida y luego a León. En esta última ciudad se encuadra en el Regimiento de Infantería Burgos nº 36.

Este mismo regimiento que participará en la represión contra los mineros asturianos, levantados en armas el 5 de octubre de 1934 a consecuencia de la huelga revolucionaria planeada por el PSOE y la UGT. El capitán Lozano sale de León hacia Asturias el 12 de octubre, según su hoja de servicios, como ayudante del coronel jefe de su regimiento, llamado Vicente La Fuente Valeztena. Para reforzar el avance de las fuerzas del Ejército por el sur de Asturias, en la que marchan también regulares y legionarios.

El capitán Lozano consigue entrar el mismo día 12 en Campomanes, "asistiendo a los reconocimientos que se verifican sobre los Montes que ocupan los rebeldes", según describe textualmente su hoja de servicios. Dos días después, el 14, Lozano participa en la toma de Ronzón, y es allí donde está a punto de perder la vida, según cuenta su hoja de servicios, ya que cuando va a entrar en el pueblo es "intensamente tiroteado" por los mineros.

La hoja de servicios del capitán Juan Rodríguez Lozano relata así su actuación contra los mineros asturianos:

"En 15 de septiembre marchó por ferrocarril con su Coronel Don Vicente La Fuente Valeztena a Astorga asistiendo con el Regimiento a las Maniobras que tuvieron lugar en los Montes de León terminadas las cuales en 3 de octubre regresó en igual forma a su guarnición. En 5 de octubre y con motivo del movimiento revolucionario estallado en las provincias de Asturias y León se hizo su Coronel cargo de la Comandancia Militar de la Plaza y quedó a las inmediaciones de dicho Jefe de servicio en la misma hasta el día 12 que acompañando al citado Jefe marchó a Campomanes (Asturias) asistiendo a los reconocimientos que se verifican sobre los Montes que ocupan los reberdes (sic), el 14 auxilia al citado Jefe en el reconocimiento sobre el poblado de Rouzón (sic) siendo intensamente tiroteado el grupo de reconocimiento y quedando en el pueblo de Vega del Rey hasta el día 18 que a las Órdenes del citado Coronel que manda la Columna Centro toma parte en la operación que da por resultado la ocupación de Pola de Lena y Ujo pernoctando en este último punto y continuando al día siguiente a Mieres donde el tan repetido Jefe se hace cargo de la Comandancia Militar auxiliándole en su carácter de ayudante en las inspecciones que realiza a los pueblos de aquella zona, donde permanece hasta el 31 de octubre que regresa a su guarnición".

Esta es una esquela publicada por un diario de tirada nacional, el pasado 16 de Octubre de 2006, 72 años después de la “hazaña” protagonizada por el abuelo del sr.presidente:

CARLOS GONZALEZ ALVAREZ, 19 años.

Muerto entre el 14 y el 16 de Octubre de 1.934, junto con numerosos compañeros, también Socialistas y Mineros, en los enfrentamientos con una columna militar enviada desde León por el General Franco, y al mando del Capitan Rodriguez Lozano y otros oficiales.Para que toda la “Ciudadanía” sepa que el abuelo de Rodriguez Zapatero, participó activamente en la represión de una huelga de mineros socialistas en asturias.

Para que toda la “Ciudadanía” sepa que en aquellos acontecimientos hubo que lamentar la muerte de numerosos mineros socialistas a manos del Ejército en el que participaba activamente el abuelo de Rodriguez Zapatero.

Para que la ciudadanía sepa que los motivos por los que fue fusilado, y lo lamentamos, no son otros que los de alta traición.Estando como estaba en el “bando” del llamado “Alzamiento”, con los nacionales, se ofreció como espía, al “otro bando”, para delatar a compañeros y enviar información de movimientos de tropas y de planes tácticos y estratégicos. El libro de Isabel Durán y Carlos Dávila, recientemente editado, explica con detenimiento estos detalles. Eso es, tanto en un bando como en otro, lo más innoble y deleznable que puede hacer un militar: Traicionar a compañeros, subordinados y propios mandos.

Parece que su nieto está por la misma labor: Terminar con la Unidad de España.

Estar en el pacto antiterrorista y negociar con el “enemigo” (ETA) avisando incluso de deten-ciones antes de que se produzcan y sobre todo. Enfrentar nuevamente a las dos Españas como en los siglos XVIII, XIX y XX, que tantos muertos en luchas fraticidas provocó.

Sim embargo existen dos documentos que pueden decir lo contrario al anteriormente citado dando la razon a Zpatero y cito:

"El crimen que desató la guerra civil" de Alfredo Semprún (Ed. Libroslibres, 2005), en el cual se citan dos cartas, que hacen referencia a este capitán y cito:

"nota informativa" enviada al coronel Puigdengola, en la Dirección General de Seguridad:

Capitán de Infantería destinado actualmente en la caja de Reclutas número 50 de León. Por sus ideas intensamente republicanas fue perseguido durante el bienio Lerroux-Gil Robles. Se hallaba de capitán-ayudante en el Regimiento 36. Con frecuencia era nombrado defensor y claro en octubre, lo nombraron para tal cargo la mayor parte de los encartados. Por esto, por negarse a firmar una sentencia de muerte para tres procesados en Consejo de Guerra en que era vocal y "por leer Prensa de izquierdas" se le dejó primero DISPONIBLE; luego se le deportó a Valladolid y luego se le impusieron ocho meses de suspensión de empleo y sueldo a pesar de su brillante hoja de servicios y su gran prestigio profesional.

Desea ser destinado al Cuerpo de Seguridad, pero a León si como se supone se quita de dicho cargo al actual capitán Rivero de historia francamente monárquica y relaciones activas con la UME, además de haber estado totalmente al servicio de la CEDA, y sobre todo de Calvo Sotelo. De dicho capitán Juan Rodríguez Lozano, pueden informar los republicanos de LEÓN que han de tener gran interés en este destino.

Con dos anotaciones a mano del remitente y a quien va dirigida y fecha de 11 de marzo de 1936.

Distinguido correligionario: en reunión celebrada por esta Comisión Central, se acordó dirigirse a V.E. recordándole la entrevista realizada por esta Comisión cuando efectuó el desplazamiento a esa capital, en la que le expusieron la necesidad del traslado del actual capitán de los Guardias de Asalto de esta localidad señor Rivero, y se nombrara en su lugar al pundonoroso también capitán del mismo cuerpo D. Juan Rodríguez Lozano, por ser un caballero militar, republicano probado, que haría excelente labor de depuración en la plantilla de la compañía de guarnición en esta ciudad; extrañándonos no haya surtido efecto la gestión que realizó personalmente la referida Comisión de este Frente que se desplazó a Madrid. En la seguridad de que una omisión involuntaria hizo el que no se diese solución al asunto solicitado, y con gracias anticipadas nos es muy grato saludarle, ofreciéndonos affmos. ss. ss.

Este con fecha 7 de abril y dirigido a D. Diego Martínez Barrio.

El expediente que se guarda en el Archivo Militar de El Ferrol y se puede comprobar in situ las profundas convicciones democráticas del abuelo del hoy Presidente del Gobierno (quiera Dios por el bien de todos que por poco tiempo). El "Capitán Lozano" no creía ni creyó en la Democracia nunca, pues era un revolucionario marxista. A los hechos me remito. En 1934 escribió una carta ofreciéndose al director del diario "El socialista", de reconocido prestigio "democrático", ofreciéndose para escribir artículos de temática militar y hacer proselitismo en los cuarteles a través del susodicho panfleto revolucionario, con el objeto de ganar adeptos en los estamentos militares en favor de la Revolución. Curiosamente, en octubre del mismo año ocurrieron los sucesos de Asturias y Cataluña (abortados por el gobierno los conatos revolucionarios que se produjeron en otros puntos de España), que llevaron a una Guerra Civil apenas dos años después.

Conforme al Código de Justicia Militar vigente en aquel momento, la pena establecida para aquellos militares que hubiesen contribuido a conspirar para derrocar un gobierno legítimo era la de muerte. Por lo tanto en el caso del "Capitán Lozano" no podemos hablar de asesinato o de crimen, sino de ejecución. En 1934 el "Capitán Lozano" conspiró activamente contra el gobierno legítimo de la República con objeto de extender la pólvora revolucionaria por las instalaciones militares de la provincia de su destino. Eso en cualquier Código de Justicia Militar es Alta Traición.

Esta hoja de servicios corresponde al año 1929.
5º subdivisión
Notas de concepto del cuerpo o dependencia

Valor____ Acreditado

Aplicación___Mucha

Capacidad___""

Conducta____Buena

Puntualidad en el servicio___ mucha

Salud___Buena

Estado___Casado

Estatura, un metro 759 milimetros

Instrucción

En ordenanzas____ Mucho

En tácticas_______ "

En procedimientos militares_____ "

En detalle y contabilidad "

En teoría y práctica del tiro ""

En arte militar "

Cursó el inglés

Traduce el francés

Son las que ha merecido en junta de jefes

Ampliación exclusiva del Coronel (anotacion a mano)

Este oficial es un dechado de pundonor, tiene a su favor el concepto de los jefes y de todos sus compañeros. Su modestia corre pareja con su talento y discrección. Pueden confiársele todas las comisiones y trabajos, que desempeñará a satisfaccción. León 31 de octubre de 1927 El Coronel Enrique Alvarez

León 21 de febrero de 1929.

El Coronel,

Manuel Bueno

Un nuevo libro de Isabel Durán y Carlos Dávila titulado "La Gran Revancha" destapa algunos entresijos de las decisiones más recientes y polémicas del Presidente Socialista.

Los periodistas Isabel Durán y Carlos Dávila presentan este lunes, en conferencia de prensa, su libro La gran revancha (Temas de Hoy, 2006) que lleva por subtítulo La deformada memoria histórica de Zapatero. En esta obra, desvelan documentos que desmontan la versión de José Luis Rodríguez Zapatero sobre su abuelo, el capitán Lozano, documentan su pertenencia a la Masonería y prueban las vinculaciones del presidente del Gobierno con la logia leonesa en la que participaba su abuelo con el apodo de Rousseau. La edición incluye un prólogo de Stanley G. Payne y llega a las librerías este martes.

Asegura Stanley G. Payne que “frente a mitos políticos, Durán y Dávila presentan un estudio riguroso y un análisis objetivo e incisivo” y que el libro “tiene una gran importancia en este momento”.

Para el especialista norteamericano "mantener la libertad de la expresión y el estudio objetivo, no político, de la historia son aspectos indispensables de la democracia”. Esta obra, en su opinión, es “una contribución de máxima importancia para sostenerlos y comprender lo que está pasando en España en esta hora de su historia”.

El volumen descubre, por vez primera, la deformada historia familiar del presidente del Gobierno, la figura conscientemente maquillada de su abuelo, y se adentra en las claves personales del Rodríguez Zapatero, convertidas desde su llegada a La Moncloa en motivaciones para las reivindicaciones guerracivilistas. La exhaustiva investigación sobre el abuelo de Zapatero desmonta sin ambages la versión oficial de toda una biografía construida desde la exaltación y el sectarismo.

El abuelo “agente doble” y masón

Los autores sacan a la luz por vez primera el expediente sancionador abierto contra el capitán Juan Rodríguez Lozano incoado por la justicia militar por ofrecerse en secreto a escribir y pasar información a Julián Zugazagoitia, político y director de El Socialista.

El abuelo del presidente era considerado agente doble por el ejército de la República y por tal motivo es apartado de la carrera militar a pesar de los inestimables servicios prestados a la República en la dura represión contra los mineros sublevados por el PSOE y la UGT de Asturias, en la que participa como segundo de a bordo del coronel La Fuente Valeztena en la toma de los pueblos de Ronzón, Ujo, Pola de Gordon y Mieres.

Se reproducen de manera fidedigna los documentos que demuestran que el abuelo Lozano fundó y fue miembro activo de la logia masónica Emilio Menéndez Pallarés n.º15, de León. Cuestión ésta que no tendría mayor trascendencia de no ser porque al lugar donde el capitán Lozano celebraba las tenidas masónicas semanales de su logia acudió en julio de 2006 Rodríguez Zapatero. Lo hizo en su calidad de Presidente del Gobierno para inaugurar la casa museo propiedad de la Fundación Sierra-Pambley, tres días antes de que el Consejo de Ministros aprobara el polémico proyecto de ley de Memoria Histórica.

Lo que ni La Moncloa ni, por supuesto, la propia fundación difundieron es que el inmueble y la aparentemente irrelevante institución filantrópica son la sede de la Logia en la que el abuelo Lozano se convirtió primero en “aprendiz” y luego en “compañero” masón.

Monumento al soldado ausente

El libro responde a diversas cuestiones hasta ahora ocultadas por Zapatero, como el hecho de que acuda en fechas puntuales a la que fue la cárcel de su abuelo, fusilado por los nacionales, coincidiendo con conmemoraciones atávicas y secretas familiares.

En su empeño de falsear la historia de España de manera sectaria y tergiversada. el presidente ha erigido un monumento a su abuelo en el lugar del frente republicano al que el capitán Lozano nunca se incorporó.

En efecto, el 8 de septiembre de 2001, un año después de ser nombrado secretario general del PSOE, Zapatero erige en Araya de Luna un monumento a la figura del capitán Lozano en la que descubrió una placa que reza textualmente: “Homenaje a la dignidad. Muero inocente y perdono, mi credo fue siempre un ansia infinita de paz, el amor al bien y mejoramiento social de los humildes. Capitán Lozano 1893-1896”.

La inscripción alude al párrafo más significativo del testamento Lozano que también citó Zapatero el día de su investidura como presidente del Gobierno. Lo cierto es que Lozano jamás acudió al lugar del frente republicano donde Zapatero levantó el monumento y del que se encontraba apenas a seis kilómetros cuando estalló la guerra. En su lugar, acudió a la capital leonesa, tomada ya por los nacionales, donde fue detenido, encarcelado y fusilado en agosto de 1936.

Icono del resarcimiento

Zapatero ha pretendido situar a su abuelo como un icono de toda una generación perdedora y maltratada a base de falsear de manera consciente incluso su propia historia. Y por ende, el jefe del Ejecutivo, que se autodefinió como “el presidente rojo” ha resucitado con una agresividad inusitada un equivocado, falaz y sectario revisionismo histórico, tan tergiversado como el de su propia historia familiar.

La Ley aprobada por el Ejecutivo de Zapatero termina con la aspiración de la Transición de no utilizar la Guerra Civil en la contienda política. La utilización parcial y partidista radical del presidente del Gobierno busca de manera consciente la criminalización de una parte de España, el centro derecha, representado por el Partido Popular, para evitar que en un futuro próximo esa nueva “extrema derecha” le desbanque en las urnas.

A partir de aquí que cada cual piense lo que le salga de las narices.

Cierra España.

5 comentarios:

  1. Artículo verdaderamente espléndido.

    ResponderEliminar
  2. Lo de que los mineros socialistas radicales cogieron armas y se liaron a tiros se lo callan muy bien, ahora nos dicen que de solo fueron revueltas violentas.
    El abuelo de Zapatero tuvo lo que se merecia.

    ResponderEliminar
  3. ZP es Dios. Ojala esté 20 años más de presidente. Eso sería lo mejor que le podría pasar a España ¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA EL PRESIDENTE JOSE LUIS RODRIGUEZ ZAPATERO!

    ResponderEliminar
  4. Sr. Anónimo, a usted la miseria y crisis que zetap a metido en el pueblo español le estara sentando muy bien,para que adore de esta forma a este inutil, sinceramente, o no tiene usted problema de economia y solvencia en estos tiempos, o la venda en los ojos no le deja ver mas alla de las mentiras de este señor.

    cierra españa.

    ResponderEliminar

Seguidores

Miguel de Unamuno - Diario de Sesiones, Junio de 1932

Estas autoridades de la República han de tener la obligación de conocer el catalán. Y eso, no... Si en un tiempo hubo aquello, que indudablemente era algo más que grosero, de «hable usted en cristiano», ahora puede ser a la inversa: «¿No sabe usted catalán? Apréndalo, y si no, no intente gobernarnos aquí.»... La disciplina de partido termina siempre donde empieza la conciencia de las propias convicciones.

Luis Araquistáin,socialista publica en abril de 1934

"En España no puede producirse un fascismo del tipo italiano o alemán. No existe un ejército desmovilizado como en Italia; no existen cientos de miles de jóvenes universitarios sin futuro, ni millones de desempleados como en Alemania. No existe un Mussolini, ni tan siquiera un Hitler; no existen ambiciones imperialistas, ni sentimientos de revancha, ni problemas de expansión, ni tan siquiera la cuestión judía. ¿A partir de qué ingredientes podría obtenerse el fascismo español? No puedo imaginar la receta".

Alejandro Lerroux, Mis memorias.

“La verdad es, lo he publicado antes de ahora, que el país no recibió mal a la dictadura, ni la dictadura hizo daño material al país. Es decir, no gobernó peor que sus antecesores. Les llevó la ventaja de que impuso orden, corto la anarquía reinante, suprimió los atentados personales, metió el resuello en el cuerpo de los organizadores de huelgas y así se estuvo seis años. Nunca la simpatía personal ha colaborado tan eficazmente en formar de un gobernante como el caso de Primo de Rivera, [...]”

Alejandro Lerroux, Mis memorias.

Frente Popular (Febrero 1936 - Marzo 1939)



Calvo Sotelo, sesion del 16 de junio de 1936.

"España vive sobrecogida con esa espantosa úlcera que el señor Gil Robles describía en palabras elocuentes, con estadísticas tan compendiosas como expresivas; España, en esa atmósfera letal, revolcándose todos en las angustias de la incertidumbre, se siente caminar a la deriva, bajo las manos, o en las manos —como queráis decirlo— de unos ministros que son reos de su propia culpa, esclavos, más exactamente dicho, de su propia culpa...
Vosotros, vuestros partidos o vuestras propagandas insensatas, han provocado el 60 por 100 del problema de desorden público, y de ahí que carezcáis de autoridad. Ese problema está ahí en pie, como el 19 de febrero, es decir, agravado a través de los cuatro meses transcurridos, por las múltiples claudicaciones, fracasos y perversión del sentido de autoridad desde entonces producidos en España entera.
España no es esto. Ni esto es España. Aquí hay diputados republicanos elegidos con votos marxistas; diputados marxistas partidarios de la dictadura del proletariado, y apóstoles del comunismo libertario; y ahí y allí hay diputados con votos de gentes pertenecientes a la pequeña burguesía y a las profesiones liberales que a estas horas están arrepentidas de haberse equivocado el 16 de febrero al dar sus votos al camino de perdición por donde os lleva a todos el Frente Popular".

La memoria analfabeta es muy peligrosa

Pérez-Reverte se embala. No es que le duela España, es que le indigna su incultura, su falta de espíritu crítico. Se revuelve porque, dice, un país inculto no tiene mecanismos de defensa, y “España es un país gozosamente inculto”. Tiene el escritor en la punta de los dedos las batallas, los hombres, las tragedias que han hecho la historia para apuntalar sus argumentos.

- Mi memoria histórica tiene tres mil años, ¿sabes?, y el problema es que la memoria histórica analfabeta es muy peligrosa. Porque contemplar el conflicto del año 36 al 39 y la represión posterior como un elemento aislado, como un periodo concreto y estanco respecto al resto de nuestra historia, es un error, porque el cainismo del español sólo se entiende en un contexto muy amplio. Del año 36 al 39 y la represión posterior sólo se explican con el Cid, con los Reyes Católicos, con la conquista de América, con Cádiz... Separar eso, atribuir los males de un periodo a cuatro fascistas y dos generales es desvincular la explicación y hacerla imposible. Que un político analfabeto, sea del partido que sea, que no ha leído un libro en su vida, me hable de memoria histórica porque le contó su abuelo algo, no me vale para nada. Yo quiero a alguien culto que me diga que el 36 se explica en Asturias, y se explica en la I República, y se explica en el liberalismo y en el conservadurismo del XIX... Porque el español es históricamente un hijo de puta, ¿comprendes?.

Arturo Pérez-Reverte